2010/05/11

Vamos a morir, y eso nos hace afortunados.

Vamos a morir, y eso nos hace afortunados.

La mayoría de la gente no morirá nunca, porque no va a nacer nunca.  La gente que podía haber estado aquí en mi lugar pero que, de hecho, jamás verán la luz del día supera con creces el número de granos de arena en el desierto del Sahara.

Con seguridad entre estos fantasmas nonatos hay poetas más grandes que Keates y científicos más grandes que Newton.

Y lo sabemos por que el conjunto de gente que permite nuestro ADN es increíblemente mayor que el conjunto de gente que existe en realidad.  Desafiando esta epatante probabilidad somos tu y yo, así de vulgares, los que estamos aquí.

Nosotros, unos pocos privilegiados que ganamos la lotería de nacer contra toda probabilidad, ¿cómo osamos lloriquear por que inevitablemente volvemos a ese estado previo, del que la inmensa mayoría jamás escapó?.

De:

Vía: Ciencia online (meneable).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.